TODO LO QUE LOS INVERSORES DEL REINO UNIDO DEBEN SABER

Según The Times, con un gasto medio de 350.000 €, Menorca es uno de los cinco mejores lugares en el territorio español para que los británicos inviertan, principalmente para disfrutar de una vida al aire libre durante todo el año. Especialmente para aquellos que buscan escapar de fiestas deslumbrantes o playas llenas de gente y buscan una casa de vacaciones para alejarse de todo. Aunque el precio medio de las propiedades subió el año pasado, España sigue siendo relativamente económico en comparación con otros países europeos y los ciudadanos británicos siguen representando la mayoría de los inversores extranjeros en el sector inmobiliario local, a pesar del Brexit. Hoy en día, Reino Unido se considera uno de los terceros paises y los británicos deben asegurarse de considerar todas las implicaciones de comprar una casa, solicitar la residencia o pasar cortos períodos de tiempo en una propiedad ya comprada.

¿PUEDEN LOS CIUDADANOS DEL REINO UNIDO COMPRAR PROPIEDADES EN ESPAÑA?

 Sí, absolutamente.

 La nacionalidad de un comprador nunca afecta su capacidad para adquirir una propiedad en España.

Los británicos, aunque no sean ciudadanos de la UE, tienen las mismas garantías y derechos que los ciudadanos de la UE.

La única excepción a esta regla es que los ciudadanos del Reino Unido que deseen comprar una propiedad o un terreno rústico cerrado a una base militar, necesitarán un permiso militar según la Ley 8/1975.

En realidad, el gobierno español siempre está haciendo todo lo posible para alentar a los residentes de fuera de la UE a comprar propiedades, ya que se beneficia enormemente de que los extranjeros compren y vivan en España.

Sin embargo, las nuevas reglas han creado algunos obstáculos adicionales y han afectado la propiedad de una segunda vivienda y el alquiler de la propiedad.

¿EL PROCESO DE COMPRA DE UNA PROPIEDAD EN ESPAÑA HA CAMBIADO DESPUÉS DEL BREXIT?

 No.

Brexit no ha cambiado el proceso de compra de una propiedad ni lo ha encarecido.

Antes que nada, todos los extranjeros requieren un NIE, número de identidad de estranjero, que se puede obtener en una comisaría con pasaporte (generalmente se emite el mismo día para los ciudadanos de la UE, pero puede demorar algunas semanas para los demás), para atender cuentas bancarias, transacciones monetarias y reenvío de declaraciones de impuestos.

Todos los NIEs obtenidos por ciudadanos del Reino Unido antes de 2021 siguen siendo válidos.
Entonces, el proceso de compra de una propiedad en España generalmente se desarrolla de la siguiente manera: Una vez que el comprador encuentra una propiedad, hace una oferta a través del agente inmobiliario del vendedor y comienza la negociación.
Cuando se llega a un acuerdo, el comprador y el vendedor firman un contrato preliminar (contrato privado de compraventa) y el comprador paga un depósito, normalmente el 10% del precio de compra.

El comprador luego arregla cualquier hipoteca requerida, aunque ya debería haber hablado y concretado sus necesidades con el proveedor de la hipoteca. El contrato de venta o escritura (escritura de compraventa) se firma ante un notario, momento en el que se adeuda el precio total de venta, los impuestos y otros gastos.

El comprador es entonces responsable de registrar la propiedad y/o notificar a la oficina de registro, generalmente a través del notario, que se ha realizado la venta.

¿EL COSTE DE COMPRAR UNA PROPIEDAD HA SIDO AFECTADO POR EL BREXIT?

 Realmente no.

La nacionalidad o ciudadanía no afecta el precio de una propiedad.

Los ciudadanos británicos y los ciudadanos de la UE pagan el mismo precio por la propiedad.

También se mantienen iguales los impuestos y costes específicos asociados con el proceso de compra:

 

  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (IVA-Impuesto sobre el valor añadido):

6-10% (propiedades existentes) / 10% (propiedades nuevas)

  • Costes de notario, impuesto sobre el título de propiedad y tasa de registro de la propiedad: 1–2,5%
  • Honorarios legales: 1-2% (IVA incluida)
  • Algunos pequeños gastos diversos

 En España, el vendedor suele pagar los honorarios del agente inmobiliario, que suelen rondar el 3% del precio de venta final.
El único factor que puede afectar el precio, y de hecho depende del Brexit, es la fluctuación de la esterlina y el euro.

Esta volatilidad puede modificar el poder adquisitivo de un ciudadano del Reino Unido y hacer que el precio actual de la propiedad sea más alto o más bajo en función de los movimientos de la moneda.

 

 ¿LOS CIUDADANOS DEL REINO UNIDO PUEDEN VISITAR CON REGULARIDAD O VIVIR EN ESPAÑA?

 Sí, pero hay nuevas reglas y limitaciones.

Uno de los grandes cambios del Brexit son las cuestiones relacionadas con la inmigración y el hecho de que los ciudadanos del Reino Unido ya no se benefician de la libertad de circulación y se enfrentan a las mismas reglas que se aplican a los ciudadanos de fuera de la UE/EEE («terceros países»).

Si bien esto no afecta la compra o la posesión de propiedades, sí afecta y limita la cantidad de tiempo que un ciudadano del Reino Unido puede pasar en España.

Aquellos que buscan quedarse por períodos cortos de tiempo en realidad no sienten ninguna diferencia, excepto por la necesidad de estar en posesión de un pasaporte válido por al menos 3 meses, pero para aquellos que buscan quedarse más de 90 días o mudarse, las cosas han cambiado significativamente.

A menos que estén registrados como residentes en España antes de finales de 2020, los ciudadanos del Reino Unido pueden visitar España y todo el espacio Schengen durante sólo 3 meses (en un período de 180 días) antes de solicitar una visa de larga duración o un permiso de residencia regular.

La residencia es algo que vale la pena considerar, especialmente cuando un ciudadano de fuera de la UE necesita trabajar para financiarse la comida, la calefacción y el dinero personal, porque España no paga ningún beneficio económico ni proporciona vivienda a ningún extranjero, que sea miembro de la UE o no.

Por otro lado, para aquellos que no planean trabajar en España, la alternativa es una visa de residencia no lucrativa, pero requiere autosuficiencia financiera y un seguro médico privado.

Sin embargo, debido a los altos niveles de demanda, el proceso de solicitud de la visa no lucrativa puede demorarse de dos a tres meses y, por lo general, cuesta £ 2,000.

Los trabajadores remotos no pueden solicitar esta visa, pero una nueva propuesta de visa de nómada digital está siendo aprobada por el parlamento español.

Sin embargo, si un residente fuera de la UE compra una propiedad, puede obtener fácilmente la residencia bajo el programa de Golden Visa, un tipo especial de residencia creado especialmente para todos los ciudadanos Non-UE que desean mudarse y realizar inversiones significativas en España.

La Golden Visa, permite a los ciudadanos extracomunitarios vivir en el país durante 2 años (con posibilidad de renovación), y solo requiere que visitan España una vez al año (a diferencia de las otras residencias que solicitan un mínimo de 6 meses en el país).

Para obtener este permiso se debe haber una inversión inmobiliaria de al menos 500.000 €, controles policiales y cobertura sanitaria privada.

Los ciudadanos del Reino Unido residentes en España antes del 31 de diciembre de 2020 han conservado los derechos de residencia y libertad de circulación, así como el seguro médico, como solía ser.

 

¿LOS CIUDADANOS DEL REINO UNIDO AÚN TIENEN DERECHO A ALQUILAR SUS PROPIEDADES EN ESPAÑA?

Sí, por supuesto.

Cualquier propietario puede usar su propiedad como prefiera después de comprarla, y Brexit no ha afectado esto.

¿LOS IMPUESTOS SE HAN VISTO AFECTADOS POR EL BREXIT?

 Sí y no.

Brexit no ha afectado a los impuestos involucrados en una transferencia de propiedad. Por tanto, los impuestos para los ciudadanos del Reino Unido que simplemente usan sus propiedades para sus vacaciones no han cambiado.

Pero los extranjeros, tanto ciudadanos de la UE como ciudadanos de fuera de la UE, siempre deben prestar atención a las tasas impositivas, especialmente las que se aplican a las propiedades alquiladas.

Antes, como ciudadanos de la Unión Europea, los británicos tenían que pagar un impuesto del 19% sobre los ingresos que generaba el alquiler. Pero ahora ese porcentaje ha aumentado. Hoy, como ciudadanos no comunitarios, tienen que pagar el 24% del Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) sobre los ingresos por alquiler, y ya no pueden compensar los gastos incurridos en la gestión de la propiedad, como los gastos de comunidad o el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles, el equivalente al impuesto municipal del Reino Unido).

Por otro lado, nada ha cambiado en cuanto a la forma y el tipo del Impuesto de Sucesiones español, ya que no se debe discriminar a los residentes extracomunitarios.

¿SE HA AFECTADO LA VENTA DE UNA PROPIEDAD POR EL BREXIT?

No el proceso, sino los impuestos implícitos.

Al igual que con las compras, las leyes y los protocolos no han cambiado con el Brexit.

Lo que ha cambiado es que la tasa del Impuesto sobre las Ganancias de Capital (CGT) sobre la venta de bienes ubicados en España ha aumentado del 19% al 24% para los residentes fiscales del Reino Unido, ahora que el Reino Unido ya no es parte de la UE.

Sin embargo, el CGT sobre los residentes fiscales españoles sigue siendo el mismo y se cobra en diferentes bandas: 19% sobre los primeros 6.000 € de ganancias, 21% sobre los siguientes 44.000 €, 23% sobre los siguientes 150.000 € y 26% está aplicado sobre ganancias por encima de 200.000 € (aunque se encuentran disponibles ciertas exenciones para viviendas principales que podrían reducir o eliminar la ganancia imponible).

El anticipo del Impuesto sobre Plusvalías correspondiente al vendedor del inmueble (salvo que el comprador se convierta en sustituto) que deba abonarse a la Agencia Tributaria en España sigue siendo del 3% del precio de compra.

Es cierto que el referéndum del Brexit fue un shock, y muchos británicos evitaron comprar propiedades en España (y en Europa en general) y comenzaron a vender debido a las incertidumbres del proceso de negociación y el período de transición.

Pero ahora sabemos lo que significa el Brexit para los británicos que viven en España: las reglas pueden ser diferentes, pero son fijas, y esta nueva certeza en torno al proceso está facilitando las cosas tanto para el vendedor como para los compradores.

Si está considerando comprar una propiedad en España, ahora que el Brexit da menos miedo, puede echar un vistazo a nuestros listados y oportunidades en propiedades menorquinas o contactarnos para obtener más información y organizar unas visitas.